Logotipo de ateia Gipuzkoa-OLT

ateia Gipuzkoa-OLT - Asociación de Transitarios, Expedidores Internacionales y Asimilados.

Acceso socios

Ruta actual de la página:

Forwarders versus armadors
 

Noticias

Forwarders versus armadors

18/10/2021

FETEIA-OLTRA (Nota de Prensa).


La empresa transitaria se encuentra entre dos fuegos: el de quienes nos exigen que seamos garantía de seguridad y cobro de las operaciones de tránsito internacional, asumiendo responsabilidades de todo tipo que, a mi modo de ver, exceden lo que debería dictar el sentido común de nuestros gobernantes, y la artillería pesada que enarbolan las navieras, que aprovechan el río revuelto para poner en marcha acciones que generan enormes perjuicios al conjunto de la cadena logística y que, además, ponen en riesgo la tan necesaria libre competencia, impulsando una concentración en el sector que no conviene a nadie… especialmente a los consumidores, porque una vez no exista competencia, no habrá mecanismos de control de costes generados por el propio mercado y estaremos a merced del regulador de turno.


Esta revista semestral se concentra en el primero de nuestros problemas: la  hiper-responsabilización que azota nuestro colectivo. Y como siempre, desde FETEIA pretendemos hacer llegar el conocimiento sobre la materia a todas las empresas transitarias. Les recomiendo una lectura atenta del artículo de nuestro Secretario General, el señor Manuel M. Vicens.


También podrán leer y analizar el artículo “definitivo y aclarador” sobre uno de los grandes éxitos de nuestra federación:  la Ley de Lucha contra el Fraude Fiscal, elaborado por nuestro Asesor Jurídico, Martín Fernández, así como importantes reflexiones de nuestro amigo el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, siempre a nuestro lado, y más especialmente en estos momentos de preocupación de los Transitarios valencianos… y de toda España; Algeciras (sede de nuestro Congreso Nacional el próximo año 2022), y el flamante nuevo Presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona. A todos ellos gracias por sus sugestivas e inspiradoras aportaciones. Sois el faro que necesitamos en momentos tan complicados.


Dicho está. Pero quisiera ahondar mínimamente en el segundo de nuestros problemas: el aumento de fletes producido por la actuación de algunas navieras, aprovechando la delicada situación del comercio internacional pos pandemia. En este sentido, las autoridades norteamericanas han estado considerando, hasta ahora, que las subidas de precios no son un hecho punible y esas mismas autoridades, así como las chinas y europeas no estaban dispuestas a investigar el aumento de fletes. Cierto es que, poco a poco, vamos viendo cierto movimiento en la UE (recientemente un parlamentario realizó una consulta formal a la Comisión Europea sobre el asunto), lo cual es necesario, puesto que las cadenas están cada vez más tensas y los principales observatorios de los mercados marítimos están alertando de que cada vez menos empresas pueden asumir el aumento de los fletes y tienen que trasladarlos al consumidor, con el peligro que una inflación supone.


Es paradójico observar los casos de rescisiones unilaterales de contratos o blanksailings, y que, mientras algunos anuncian los mejores resultados económicos de la historia, transitarios y consumidores nos encontramos en una situación cada vez más comprometida. Unos aprovechan la crisis para enriquecerse - habrá que ver hasta qué punto, con ayudas públicas- y espaldarazos de la OMC incluidos y el resto ve como sus derechos, y su bolsillo, son pisoteados.  


Lo cierto es que reducir la situación de excepcionalidad del mercado actual al alza de los fletes es simplista: en primer lugar, porque esta alza se deriva de la falta de disponibilidad de buques y contenedores lo que ya de por sí genera, además, muchas complicaciones para mantener en funcionamiento las cadenas logísticas. También es pública la imposición de recargos por esperas y bloqueos de contenedores en los puertos, lo cual hace imposible de cumplir con los compromisos adquiridos con el cliente final (cargador o destinatario) y provoca un aumento artificioso de los costes, en la que somos víctimas. En todo caso, la falta de disponibilidad de buques y contenedores no es achacable a Operadores ni a consumidores, sino a los que están generando una peligrosa inflación.